El violinista…

anciano tocando violin

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio, maloliente, tocaba un viejo violín. Frente a él y sobre el suelo estaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.
El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.
Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical.
Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.
La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.
Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto recelo.
Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas.
Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo.
Al escuchar la música, la gente de la cercana calle principal acudió también y pronto había una pequeña multitud escuchando arrobada el extraño concierto.
La boina se llenó no solamente de monedas, sino de muchos billetes de todas las denominaciones. Mientras el maestro sacaba una melodía tras otra, con tanta alegría.
El mendigo musical estaba aún más feliz de ver lo que ocurría y no cesaba de dar saltos de contento y repetir orgulloso a todos: “¡¡Ese es mi violín!! ¡¡Ese es mi violín!!”.

Por supuesto, era rigurosamente cierto.
…La vida nos da a todos “un violín”. Son nuestros conocimientos, nuestras habilidades y nuestras actitudes. Nuestros recursos. Nuestro equipaje. Y tenemos libertad absoluta de tocar “ese violín” como elijamos hacerlo.
Todos tenemos LA CAPACIDAD DE ELEGIR. Junto a los principios, es un don de nacimiento que tenemos. Y esto, claro, es tanto un maravilloso don, tanto como una enorme responsabilidad.
Algunos, por pereza, ni siquiera afinan su violín. No perciben que en el mundo actual hay que facultarse, aprender, desarrollar habilidades y mejorar constantemente actitudes si hemos de ejecutar un buen concierto.
Pretenden una boina llena de dinero, y lo que entregan es una discordante melodía que no gusta a nadie y por la que nadie paga.
Esa es la gente que hace su trabajo de la forma: “ahí se va…”, Que piensa en términos de “me vale…”, y que cree que la humanidad tiene la obligación de retribuirle su pésima ejecución, cubriendo sus necesidades.
Es la gente que piensa solamente en sus derechos, pero no siente ninguna obligación de ganárselos. Pero aplicando el principio de verdad, por duro que pueda parecernos, es otra.
Tú y yo, y cualquier otra persona, podemos ELEGIR prender a afinar bien ese violín y también a tocarlo con maestría.

Por eso debemos de estar dispuestos a hacer bien nuestro trabajo diario, sea cual sea. Y aspirar siempre a prepararnos para ser capaces de realizar otras cosas que nos gustarían. La historia está llena de ejemplos de gente que aún con dificultades iniciales, llegó a ser un concertista con ese violín que le dio la vida. Y también, por desgracia, registra los casos de muchos otros, que teniendo grandes oportunidades, decidieron con ese violín, ser mendigos musicales.
La verdad es que Dios nos concedió “libre albedrío”. Tú puedes hacer algo grande de tu vida, o hacer de ella una porquería. Esa es su decisión personal.

LO NEGATIVO: Negarnos a afinar bien nuestro violín de la vida. Y quejarnos de que la gente no disfrute la melodía que sacamos de él.
LO POSITIVO: Comprender que, nos guste o no, solamente prosperaremos si afinamos bien ese violín, y aprendemos a sacar de él las mejores melodías. Eso es tu elección.

¿Cómo tocas tu violín?

(Autor desconocido, adaptación de Gabriela Torres de Moroso Bussetti de su blog http://codependencia-emocional.blogspot.com/).

3 (1) el violinista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

El blog de Isa

Un lugar para compartir cosas interesantes

CONEXIÓN PERMANENTE.

Estar atentos es la única manera de hallar tu Conexión Permanente.

Gotitas de conciencia

Es un blog sobre autoayuda, enfocado en la salud emocional y la codependencia. Se trata de compartir informacion sobre la codependencia y como salir de ella. Se tratan asuntos como la autoestima , la felicidad , las emociones , como salir de relaones toxicas y como encontrar relaciones saludables.

isabelsaenz

Un sitio de Informacion, crecimiento y diversión. Un lugar para compartir mis experiencias.

La vida te da sorpresas!

La vida es incierta y el futuro siempre nos preocupa mas de lo que nos ocupa, la única forma de derrotar el miedo es enfrentandolo, de otra forma permaneceremos en el para siempre! Facilitador Coach Ontológico.

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

SE HABLA VERDE

Hablar verde, no es una moda... Es un estilo de vida

A %d blogueros les gusta esto: