Inicio » EL AMOR » “Tu” eres el obstaculo

“Tu” eres el obstaculo

camninadohacialalibertad

Las cargas tan sólo desaparecen en el amor. Porque ¿cuál es realmente la carga fundamental? La carga fundamental es la del ego: “Yo” soy. Ésta es la carga básica. Todas las demás se acumulan sobre ella. Ésta es el buje: “Yo” soy. A partir de ahí vas apilando más y más cargas.
Has de descubrir el centro. El amor te convierte en una nada, el amor te hace despegar del suelo, el amor destruye tu ego por completo, lo aniquila, acaba contigo y te proporciona una nueva vida. Te conviertes en un bambú hueco, y su música empieza a fluir a través de ti. No lo obstaculices, porque no estás aquí para estorbarlo. Si “tú” eres, “tú” eres el obstáculo.
La gente viene a mí y me dice: “¿Cómo puedo trascender la tristeza?”. Y yo les digo: “Tú” no podrás trascender la tristeza. Se puede trascender, pero “tú” no puedes trascenderla; el “tú” tendrá que desaparecer antes de que eso suceda. Sí, existe un estado de ausencia de todo pesar, pero “tú” no puedes conocerlo; “tú” tendrás que permanecer afuera. Algo de tu interior podrá entrar, pero no “tú”. Algo de tu interior podrá adentrarse en esa tierra en que no hay tristeza, pero no “tú”. “Tú” eres la tristeza.
¿Acaso no lo has observado? Cuanto mayor es tu ego, mayor es la tristeza que genera. Duele, es como una herida. Cuanto menor es el ego, menos duele y la herida se va curando. Cuando no hay ego, no duele en absoluto. Aunque alguien te insulte, no te duele porque “tú” no estás ahí. ¿Cómo se te puede insultar? El insulto te hiere solamente cuando ahí hay una herida; entonces eres derrotado porque querías ser el vencedor. Si no hay ego, ¿cuál es la diferencia entre victoria y derrota? ¿Cuál es la diferencia entre éxito y fracaso?
Todas las distinciones son creadas por el ego. Siempre que el ego se siente satisfecho se debe al éxito, a la victoria. Siempre que el ego se descubre insatisfecho, se debe al fracaso, a la derrota. Tanto victorias como derrotas son debidas al ego. Cuando no hay ego, sencillamente vives sin victorias ni derrotas. Simplemente vives sin éxitos ni fracasos… Sencillamente: ¡vives!
Aquí puedes vivir de dos maneras: puedes vivir de manera que te sientas tan aplastado por esta orilla que el viaje a la otra orilla se convierta en algo imposible. Vive sin cargas, para que cuando llegue el día de dirigirte a la otra orilla, simplemente te levantes sobre tus pies y empieces a caminar.

Vive “aquí” de modo que el “aquí” no se convierta para ti en lo importante, de modo que no te obsesione. Está bien vivir en una casa, pero cuando llegue la hora de dejar la casa uno debería ser capaz de dejarla sin mirar atrás. Mézclate con la gente, pero si tu esposa muere, deberías ser capaz de decirle adiós en silencio, con amor, sin queja alguna, sin rencor. Vive de manera que no te aferres en exceso.

(Osho de su Libro Vida.Amor.Risa).

el-perdon-libera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s