Inicio » Aprender a perder

Aprender a perder

Aprender a perder es abandonar el campo de combate para no volver jamas, de cierta manera, es olvidar el futuro.

Aceptar lo peor que podría ocurrir es un medio para desenmascarar el problema y dejarlo a punto.

Si acepto lo peor, ya no necesito protegerme, no necesito el autoengaño porque estoy dispuesto y expuesto.

Podemos llevar a cabo la ruptura con lo que nos ata de dos maneras: a) lentamente, en el sentido de desapegarse, despegarse, o b) de manera rápida, lo cual implica “aceptar lo peor que podria ocurrir” de una vez por todas, en el sentido de soltarse, saltar al vació jugársela sin anestesia.

La madurez psicológica de un “yo” fuerte es la aceptación de que nada es para toda la vida. Del desprendimiento nace la paz.

Resignarse cuando algo escapa de nuestro control es sabiduría; desprenderse del futuro es trascendencia.

La renunciacion, en cualesquiera de sus formas, es un acto de rendición. Sufrir innecesariamente no es un valor rescatable. No hay que resistir ni invertir psicológicamente en lo que no produzca paz. Hay que deponer las armas y solamente hacerse cargo de lo que verdaderamente es vital para uno. Colgar los guantes y privarse de nuevos golpes es prolongar la vida.

Tolerar la frustración de que no siempre podemos obtener lo que esperamos, implica saber perder y resignarse cuando no hay nada mas que hacer. Significa ser capaz de elaborar duelos, procesar perdidas y aceptar, aunque sea a regañadientes, que la vida no gira a nuestro alrededor.

La paciencia es una de las habilidades mas difíciles de lograr para cualquier persona, porque ella implica desprenderse de las expectativas y resignarse a que las cosas sigan su curso. Es decir, sentarse en la cresta de la ola, dejar que ella lo lleve y aceptar lo peor que pueda ocurrir.

Quizá el único camino para alcanzar cierta paz interior sea desaprender en vez de aprender dejar de hacer fuerza.

(Walter Riso)

4 pensamientos en “Aprender a perder

  1. Definitivamente hay circunstancias que no se pueden cambiar porque son externas, escapan de nuestra fuerzas etc y por lo tanto la persona que la vive tiene que aprender a perder ya que de esta forma tambien se gana nuevamente el equilibrio bien sea fisico, mental o espiritual

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s