Me encanta ser yo…

chava-en-campo

¿Puedes imaginarte lo maravilloso que sería vivir tu vida sabiendo que jamás nadie te criticará? ¿No sería una maravilla sentirse totalmente en paz, totalmente a gusto? Te levantarías por la mañana y sabrías que ibas a tener un día portentoso, porque todo el mundo te amaría y nadie te criticaría ni te mostraría desdén. Te sentirías estupendamente. Y, ¿sabes una cosa? Eso, tú puedes dártelo. Puedes tener la vivencia de compartir contigo la más asombrosa de las experiencias imaginables. Puedes despertarte por la mañana feliz de encontrarte contigo y de pasar un día más en tu compañía.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

En este mismo momento me amo y me acepto…

self-compassion

Sois muchos los que no podéis amaros si no perdéis peso o no conseguís un trabajo nuevo, o un amante o lo que fuere. Así vais postergando siempre amaros a vosotros mismos. Pero, ¿qué sucede cuando conseguís el trabajo nuevo, cambiáis deamante o adelgazáis y aún no conseguís amaros? Pues, que hacéis otra lista e iniciáis un nuevo período de demora. El único momento en que podéis empezar a amaros tal como sois es este mismo, aquí y ahora. El amor incondicional es amor sin expectativas. Es aceptar lo que es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Estoy sana y rebosante de energía…

18522017-Mujer-que-tiene-diversi-n-al-aire-libre-disfrutando-del-aire-fresco-y-la-hierba-verde-de-la-primaver-Foto-de-archivo

Sé y afirmo que mi cuerpo es un lugar acogedor donde vivir. Siento respeto por él y lo trato bien. Me conecto con la energía del Universo y dejo que fluya a través de mí. Mi energía es asombrosa. Soy un ser radiante, vital, ¡y estoy viva!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me amo totalmente en el ahora…

risoterapia

El amor es el borrador más grande que hay, borra incluso las impresiones más profundas, porque el amor cala más hondo que nada. Si las impresiones de tu niñez fueron muy fuertes, y tú sigues diciendo que la culpa era de «ellos» y que no puedes cambiar, te quedarás atascado. Trabaja mucho con el espejo, ámate en el espejo, de la cabeza a los pies, vestido y desnudo. Mírate a los ojos y ámate, y ama al niño que llevas dentro.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me amo y me acepto exactamente tal como soy…

shutterstock_53648944

Todos tenemos aspectos que nos parecen inaceptables e indignos de amor. Si estamos realmente enfadados con alguna parte de nosotros mismos, es frecuente que nos maltratemos. Entonces recurrimos al alcohol o a las drogas, fumamos, comemos en exceso o lo que sea. Nos castigamos. Una de las peores maneras de maltratarnos que tenemos es la autocrítica.
Es necesario que dejemos de criticarnos. Cuando lo conseguimos, nos asombra con qué facilidad automáticamente hemos dejado de criticar a los demás, porque todo el mundo es un reflejo de nosotros mismos, y lo que vemos en otras personas es lo que vemos en nuestro interior. Cuando nos quejamos de otra persona, en realidad nos estamos quejando de nosotros mismos. Cuando realmente somos capaces de amarnos y de aceptarnos tal como somos, no hay nada de qué quejarse. No podemos herirnos a nosotros mismos ni podemos herir a los demás. Ahora, prometamos no volver a criticarnos jamás por nada.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2

Me siento a gusto conmigo mismo…

20589626-Mujer-con-los-brazos-chica-de-la-libertad-en-la-playa-con-las-flores-en-verano-Foto-de-archivo

Elógiate y repítete a ti mismo lo absolutamente maravilloso que eres. No te critiques. Cuando hagas algo nuevo, no te recrimines porque no te salga bien al principio. Practica. Aprende qué es lo que funciona y lo que no funciona. La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente, algo que apenas si estás aprendiendo ponte de tu parte. No te digas qué fue lo que hiciste mal; elógiate por lo que hiciste bien. Recompénsate, levántate el ánimo, de manera que la próxima vez que lo hagas te sientas realmente bien por hacerlo. Cada vez te saldrá mejor, y mejor, y mejor. ¡Y pronto tendrás una habilidad nueva!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2

Siempre tengo opción…

42034543-Mujer-feliz-libre-disfruta-de-la-libertad-en-la-pradera-soleada-Naturaleza--Foto-de-archivo

Casi todos tenemos ideas absurdas de quiénes somos, y muchas reglas rígidas sobre cómo se «debe» vivir. Borremos para siempre de nuestro vocabulario el verbo «deber». Es una palabra que nos hace prisioneros. Cada vez que la utilizamos nos criticamos a nosotros mismos o criticamos a otra persona, decimos que alguien «no es suficientemente capaz», que «no sirve». Piensa qué podrías borrar de tu lista de cosas que «debes» hacer. Reemplaza la palabra «debo» por la palabra «puedo». Puedo te da a entender que tienes opción, y la opción es libertad. Es necesario que nos demos cuenta de que todo lo que hacemos en la vida, lo hacemos por opción. En realidad, no hay nada que «debamos» hacer. Siempre tenemos opción.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2