Sólo es eterno lo que se basa en un Amor Libre…

La gente insegura no desea la felicidad de verdad; porque teme el riesgo de la libertad y, por ello, prefiere la
droga de los deseos. Con los deseos vienen el miedo, la ansiedad, las tensiones y…, por descontado, la desilusión y el sufrimiento continuos. Vas de la exaltación al desespero.
¿Cuánto dura el placer de creer que has conseguido lo que deseabas? El primer sorbo de placer es un encanto,
pero va prendido irremediablemente al miedo a perderlo, y cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza. La misma alegría y exaltación de cuando llega el amigo, es proporcional al miedo y al dolor de cuando se marcha… o cuando lo esperas y no viene… ¿Vale la pena? Donde hay miedo no hay amor, y podéis estar bien seguros de ello.
Cuando despertamos de nuestro sueño y vemos la realidad tal cual es, nuestra inseguridad termina y desaparecen los miedos, porque la realidad es y nada la cambia. Entonces puedo decirle al otro: “Como no tengo miedo a perderte, pues no eres un objeto de propiedad de nadie, entonces puedo amarte así como eres, sin deseos, sin apegos ni condiciones, sin egoísmos ni querer poseerte.” Y esta forma de amar es un gozo sin límites.
¿Qué haces cuando escuchas una sinfonía? Escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar la permanencia de ninguna de ellas, pues en su discurrir está la armonía, siempre renovada y siempre fresca. Pues, en el amor, es igual. En cuanto te agarras a la permanencia destruyes toda la belleza del amor. No hay pareja ni amistad que esté tan segura como la que se mantiene libre. El apego mutuo, el control, las promesas y el deseo, te conducen inexorablemente a los conflictos y al sufrimiento y, de ahí, a corto o largo plazo, a la ruptura. Porque los lazos que se basan en los deseos son muy frágiles. Sólo es eterno lo que se basa en un amor libre. Los deseos te hacen siempre vulnerable.

(Anthony De Mello de su Libro Autoliberacion Interior).

Anuncios

Mi vida es puro júbilo…

img_20130121_0016424

Tu subconsciente no diferencia lo verdadero de lo falso, ni lo que está bien de lo que está mal. Nunca te arriesgues a decir cosas como: «Ay, qué estúpido soy», porque tu subconsciente se lo tomará al pie de la letra y después de que lleves algún tiempo diciéndolo, empezarás a sentir que lo eres, empezarás a creerte lo que dices. No te burles de ti mismo, ni te desapruebes, ni hagas comentarios despreciativos sobre la vida, porque nada de eso te servirá para crear experiencias positivas.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: