Ahora estoy dispuesta a ver únicamente mi magnificencia…

Ahora decido eliminar de mi mente y de mi vida todos los pensamientos negativos, destructivos y amenazadores. Ya no escucho opiniones ni conversaciones perjudiciales. Hoy nadie puede dañarme porque me niego a creer que puedan hacerlo. Por más justificadas que parezcan, me niego a complacerme en emociones dañinas. Me elevo por encima de cualquier cosa que intente encolerizarme o asustarme. Los pensamientos destructivos no tienen poder sobre mí. La culpa no cambia el pasado. Pienso y digo solamente lo que quiero crear en mi vida. Soy más que capaz para todo lo que necesito hacer. Soy una con el poder que me creó. Estoy a salvo. Todo está bien en mi mundo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Me perdono cualquier mal que haya hecho…

Sois tantos los que vivís bajo una densa nube de culpa… Siempre os sentís mal. Según vosotros, no hacéis nada bien, y os pasáis la vida disculpándoos. No queréis perdonaros por algo que hicisteis en el pasado y manipuláis a los demás como antes os manipularon. Con la culpa no se resuelve nada. Si realmente en el pasado hicisteis algo de lo cual os arrepentís, ¡dejad de pensar en ello! Si podéis disculparos con la persona a quien dañasteis, hacedlo, y no repitáis el error. La culpa busca el castigo, y el castigo crea dolor. Perdonaos y perdonad. Salid de la prisión que vosotros mismos os habéis impuesto.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Renuncio al pasado y confío en el proceso de la vida…

10461660_667906373340813_8826030737150329630_n (Problemas o dificultades)

El enfado es algo normal y natural. Generalmente nos enfadamos una y otra vez por las mismas cosas, y sentimos
que no tenemos derecho a expresarlo, de modo que nos lo tragamos. Entonces el enojo tiende a instalarse en una parte concreta de nuestro cuerpo, y se manifiesta como enfermedad. Durante años y años seguimos amontonando nuestro fastidio en ese mismo lugar. Para sanar, deja salir tus verdaderos sentimientos. Si no puedes expresárselos directamente a la persona que los provoca, mírate al espejo y habla con esa persona. Díselo todo: «Estoy fastidiado contigo»; «Tengo miedo»; «Estoy alterada»; «Me has hecho daño». Y sigue; sigue hasta que te hayas liberado de todo el enojo. Entonces haz una inspiración profunda, mírate en el espejo y pregunta: « ¿Cuál es la pauta que provocó esto? ¿Qué puedo hacer para cambiar?» Si logras cambiar el sistema de creencias que desde adentro te crea ese comportamiento, no necesitarás seguir repitiéndolo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Dejo resplandecer la luz de mi amor…

009marcos182-23

Cuando algo nos hace sufrir, cuando tenemos miedo o estamos afligidos, y vemos una luz en la oscuridad, no nos sentimos tan solos. Pensemos en esa luz como en el resplandor del amor de alguien, que nos da calor y nos consuela. Cada persona lleva dentro de sí la luz de su amor. Podemos dejar resplandecer nuestra luz, para que así nos consuele y sea también unconsuelo para los demás. Todos conocemos a alguien que ya no está en este mundo. Veamos ahora cómo resplandece su luz y dejemos que su luz y su amor nos rodeen y nos consuelen. Cada uno de nosotros tiene una infinita provisión de amor para dar. Cuanto más damos, más tenemos para dar. Sí, a veces sentir hace daño, pero gracias a Dios que podemos sentir. Dejemos que el amor irradie de nuestros corazones; ello nos consolará y nos dará paz. ¡Y así es!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Estoy motivado por el amor…

s_img_new (1)

Libérate de la amargura y el resentimiento que albergas dentro de ti. Afirma que estás totalmente dispuesto a perdonar libremente a todo el mundo. Si recuerdas a alguien que en cualquier momento de tu vida te haya herido de cualquier manera, bendice ahora con amor a esa persona y perdónala. Y despréndete de ese recuerdo. Nadie puede privarte de nada que por derecho sea tuyo. Lo que te pertenece siempre volverá a ti según el correcto orden Divino. Si algo no te es devuelto, es porque no tenía que serlo. Acéptalo en paz. Disolver el resentimiento es muy importante. Confía en ti. Estás a salvo. Estás motivado por el amor.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Estoy en el centro de la paz…

376660_476580245695089_1195408222_n

El mundo exterior no me afecta. Yo estoy a cargo de mi propio ser. Resguardo mi mundo interior, porque es ahí donde creo. Hago todo lo necesario para mantener mi mundo interior en paz. La paz interior es esencial para mi salud y bienestar. Entro en mí y encuentro ese espacio donde todo es silencioso y sereno. Puedo verlo como un profundo estanque, callado y pacífico, rodeado por el verdor de la hierba y por árboles altos y silenciosos. Puedo sentirlo como nubes blancas y ondulantes en las que me recuesto para ser acariciada. Puedo oírlo como una música suave y deliciosa que me calma los sentidos. De cualquier manera que decida experimentar mi espacio interior, en él encuentro paz. En ese centro de paz estoy yo. Soy la pureza y la quietud del centro de mi proceso creativo. En paz creo, vivo, me muevo y experimento la vida. Porque me mantengo centrada en mi paz interior, tengo paz en mi mundo exterior. Aunque otras personas vivan en la discordia y el caos, eso a mí no me afecta, porque para mí misma proclamo la paz.
Aun cuando pueda estar rodeada de locura, yo sigo estando calmada y en paz. El Universo es un lugar ordenado y tranquilo, y yo lo reflejo en cada momento de mi vida. Las estrellas y los planetas no necesitan preocuparse ni asustarse para mantener su órbita celeste. Tampoco el pensamiento caótico contribuye a que mi existencia sea pacífica. Escojo expresar tranquilidad, porque soy paz. ¡Y así es!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me centro en la verdad y la paz…

tumblr_n7cg9rkk7g1rg3cx0o1_1280

En cualquier lugar donde yo esté no ha más que espíritu, Dios, bien, sabiduría, armonía y amor Infinitos. No puede ser de otra manera. No hay dualidad. Por consiguiente, aquí y ahora mismo, en mi lugar de trabajo, declaro y afirmo que no hay nada más que armonía, sabiduría y amor Infinitos. No hay problemas que no tengan solución. No hay preguntas sin respuesta. Ahora escojo ir más allá del problema, para buscar la correcta acción Divina que nos guíe hacia la solución de cualquier discordia que se interponga en la atmósfera auténticamente armoniosa de esta empresa. A partir de esta discordia y esta confusión aparentes, estamos dispuestos a aprender y a crecer. Nos liberamos de toda culpa y toda recriminación y nos volvemos hacia adentro en busca de la verdad. Estamos dispuestos a liberarnos de cualquier pauta mental que haya contribuido a crear discordia. Decidimos saber la verdad, y la verdad nos hace libres. La sabiduría, la armonía y el amor Divinos reinan supremos dentro de mí y a mi alrededor y dentro y alrededor de todas las personas que trabajan en este lugar. Nuestra empresa pertenece a Dios, y es Él quien ahora dirige y guía nuestros movimientos. Para mí misma, y para todos los que participamos en esta empresa, proclamo la paz, la seguridad, la armonía, un profundo sentimiento de amor por nosotros mismos y la jubilosa disposición a amar a los demás. Nos concentrarnos en la verdad y vivimos en el júbilo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a