Afirmación 1 de Julio

El amor de mi corazón inunda alegremente todo mi cuerpo.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 25 de Abril

En mis relaciones siempre hay una maravillosa armonía. La persona a quien ahora busco también me busca.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 15 de Abril

Me alegran mucho los éxitos de los demás. Hay en abundancia para todos.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 1 de Abril

Supero las limitaciones de mis padres y estoy a salvo. Soy libre de ser yo mismo.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 27 de Marzo

El amor fluye a través de todo mi ser: toca a todos aquellos a quienes conozco y me encamina hacia una mayor compasión.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Estoy conectada con toda vida…

Yo soy espíritu, luz, energía, vibración, color y amor. Y soy muchas más cosas de lo que creo. Estoy conectada con cada persona del planeta y con la totalidad de la vida. Me veo así: sana, entera, viviendo en una sociedad en donde estoy a salvo siendo quien soy y amando a mi prójimo. No sólo me veo así a mí misma sino también a todos nosotros, porque este es un tiempo de curación y de integración. Y yo formo parte de la totalidad. Soy una con la totalidad de la vida. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Me regocijo en mi trabajo…

amistad_trabajo

Mi tarea consiste en expresar a Dios, y en ella me regocijo. Doy las gracias por cada oportunidad de demostrar cómo opera a través de mí el poder de la Inteligencia Divina. Cada vez que se me presenta un reto sé que es una oportunidad que me ofrece Dios, que es mi patrón, y sosiego mi intelecto, me vuelvo hacia adentro y espero que en mi mente afloren palabras sanadoras. Acepto estas bienaventuradas revelaciones con regocijo, y sé que soy digna de mi justa remuneración por un trabajo bien hecho. A cambio de este trabajo estimulante, me veo abundantemente compensada. Mis compañeros —toda la humanidad— son cordiales, amables, alegres, entusiastas y poderosos trabajadores en el campo de la evolución y del cultivo espiritual, aunque quizás ellos mismos no se den cuenta, y los veo como expresiones perfectas de la Mente Única, que se aplican diligentemente a sus respectivas tareas. Al trabajar para este Jefe de Operaciones, invisible y sin embargo omnipresente, que es el Supremo Presidente del Consejo, sé que mi actividad creativa genera abundancia financiera porque el trabajo de expresar a Dios siempre se ve recompensado. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a