Afirmación 15 de Abril

Me alegran mucho los éxitos de los demás. Hay en abundancia para todos.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 10 de Abril

Estoy dotado mental y emocionalmente para disfrutar del amor y la prosperidad. Todo lo que hago me satisface plenamente.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 24 de Marzo

El poder interior que respira en mi cuerpo es el mismo poder que me proporciona todo lo que necesito, con sencillez y naturalidad.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Soy ganador por naturaleza…

A medida que aprendemos a amarnos nos volvemos poderosos. Nuestro amor por nosotros mismos nos hace dejar de ser víctimas y nos convierte en triunfadores. Nuestro amor por nosotros mismos atrae hacia nosotros experiencias maravillosas. Las personas que se sienten bien consigo mismas son naturalmente atractivas porque van envueltas en un aura que es simplemente maravillosa. Siempre salen vencedoras en la Vida. Podemos aprender a amarnos a nosotros mismos. Nosotros también podemos ser triunfadores.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Constantemente recibo increíbles regalos…

Aprende a aceptar la prosperidad en vez de convertirla en objeto de intercambio. Si un amigo te hace un regalo o te invita a comer, no tienes que corresponder inmediatamente a su atención. Deja que esa persona te agasaje y acéptalo con alegría y placer. Tal vez nunca le devuelvas la atención; tal vez le des algo a otra persona. Y si alguien te hace un regalo que no puedes o no quieres usar, dile: «Lo acepto con alegría, placer y gratitud», Y dáselo a otra persona.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Me regocijo en mi trabajo…

amistad_trabajo

Mi tarea consiste en expresar a Dios, y en ella me regocijo. Doy las gracias por cada oportunidad de demostrar cómo opera a través de mí el poder de la Inteligencia Divina. Cada vez que se me presenta un reto sé que es una oportunidad que me ofrece Dios, que es mi patrón, y sosiego mi intelecto, me vuelvo hacia adentro y espero que en mi mente afloren palabras sanadoras. Acepto estas bienaventuradas revelaciones con regocijo, y sé que soy digna de mi justa remuneración por un trabajo bien hecho. A cambio de este trabajo estimulante, me veo abundantemente compensada. Mis compañeros —toda la humanidad— son cordiales, amables, alegres, entusiastas y poderosos trabajadores en el campo de la evolución y del cultivo espiritual, aunque quizás ellos mismos no se den cuenta, y los veo como expresiones perfectas de la Mente Única, que se aplican diligentemente a sus respectivas tareas. Al trabajar para este Jefe de Operaciones, invisible y sin embargo omnipresente, que es el Supremo Presidente del Consejo, sé que mi actividad creativa genera abundancia financiera porque el trabajo de expresar a Dios siempre se ve recompensado. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Proclamo riqueza y plenitud para mi vida…

179444_1657928700055_1592254357_1505269_2778121_n

Ahora decido apartarme de las creencias que me han limitado y me han privado de los beneficios que tanto deseo. Declaro que en estos momentos todos los pensamientos negativos que hay en mi conciencia se diluyen, se borran y desaparecen Ahora mismo, mi conciencia se está llenando de pensamientos alegres, positivos y cariñosos que me proporcionan salud, riqueza y amorosas relaciones. Me libero de todas las pautas de pensamiento negativas que me hacen tener miedo (miedo de perder lo que poseo, miedo a la oscuridad, miedo de que me hagan daño, miedo a la pobreza, al dolor, a la soledad…), que me impulsan a abusar de mí misma, a sentir que no sirvo o no soy digna, a llenarme de cargas o de pérdidas, y a hacer cualquier otra tontería que pueda estar al acecho en algún oscuro rincón de mi conciencia. Ahora soy libre de permitir y aceptar que el bien se manifieste en mi vida, y proclamo para mí la riqueza y la plenitud de la vida en toda su profusa abundancia, el amor que fluye pródigo, la prosperidad abundante, la salud vital y vibrante, la creatividad siempre nueva y fresca y la paz que me rodea por todas partes. Todo esto me merezco y ahora estoy dispuesta a aceptarlo y a tenerlo de forma permanente. Soy co-creadora con la Única e Infinita Totalidad de la Vida, y por consiguiente todas las posibilidades se abren ante mí, y yo me alegro de que así sea. ¡Y así es!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a