Afirmación 25 de Abril

En mis relaciones siempre hay una maravillosa armonía. La persona a quien ahora busco también me busca.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 24 de Abril

Me siento eufórico de felicidad, en armonía con la totalidad de la vida.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 15 de Abril

Me alegran mucho los éxitos de los demás. Hay en abundancia para todos.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Cada persona forma parte de la armoniosa totalidad…

Cada uno de nosotros es una idea divina mediante la cual la Mente Única se expresa armoniosamente. Estamos juntos porque necesitamos aprender los unos de los otros. Hay un propósito en nuestro estar juntos. No hay necesidad de rebelarnos contra este propósito ni de culparnos mutuamente por lo que está sucediendo. No hay peligro en que trabajen para amarnos a nosotros mismos y de este modo poder beneficiarnos y crecer. Optamos por trabajar juntos para traer armonía a la tarea que hoy nos ocupa y a todos los aspectos de nuestra vida. Todo lo que hacemos se basa en una única verdad: la verdad de nuestro ser y la verdad de la Vida. La correcta acción Divina nos guía en cada momento del día. Decimos la palabra justa en el momento justo yen todo momento llevamos a cabo la acción justa. Cada persona forma parte de la armoniosa totalidad. Hay una Divina fusión de energías mientras colaboramos jubilosamente, apoyándonos y alentándonos los unos a los otros de maneras gratificantes y productivas. Tenemos éxito en todos los aspectos de nuestro trabajo y de nuestra vida. Somos sanos, felices, cariñosos, alegres, respetuosos y productivos, y estamos en paz con nosotros mismos y entre nosotros. Con amor entregamos este tratamiento a la Mente Única que hace el trabajo y que se manifiesta en nuestra vida. Así sea, y así es. ¡Y está hecho!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Me regocijo en mi trabajo…

amistad_trabajo

Mi tarea consiste en expresar a Dios, y en ella me regocijo. Doy las gracias por cada oportunidad de demostrar cómo opera a través de mí el poder de la Inteligencia Divina. Cada vez que se me presenta un reto sé que es una oportunidad que me ofrece Dios, que es mi patrón, y sosiego mi intelecto, me vuelvo hacia adentro y espero que en mi mente afloren palabras sanadoras. Acepto estas bienaventuradas revelaciones con regocijo, y sé que soy digna de mi justa remuneración por un trabajo bien hecho. A cambio de este trabajo estimulante, me veo abundantemente compensada. Mis compañeros —toda la humanidad— son cordiales, amables, alegres, entusiastas y poderosos trabajadores en el campo de la evolución y del cultivo espiritual, aunque quizás ellos mismos no se den cuenta, y los veo como expresiones perfectas de la Mente Única, que se aplican diligentemente a sus respectivas tareas. Al trabajar para este Jefe de Operaciones, invisible y sin embargo omnipresente, que es el Supremo Presidente del Consejo, sé que mi actividad creativa genera abundancia financiera porque el trabajo de expresar a Dios siempre se ve recompensado. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Dejo que los demás sean ellos mismos…

134707161

No podemos hacer que los demás cambien. Sólo podemos ofrecerles una atmósfera mental positiva donde tengan la posibilidad de cambiar si lo desean. No es posible hacer el trabajo por otra persona, ni tampoco imponérselo. Cada persona está aquí para aprender sus propias lecciones, y no le servirá de nada que se las demos resueltas, porque tiene que pasar personalmente por el proceso vital necesario para aprenderlas. Lo único que podemos hacer por los demás es amarlos y dejar que sean quienes son, saber que su verdad está dentro de ellos, y que cambiarán cuando quieran hacerlo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2

Con amor bendigo a mi familia…

familia

No todo el mundo tiene la familia especial que yo tengo, ni dispone de las extraordinarias oportunidades que tenemos nosotros de abrirnos el corazón los unos a los otros. Nosotros no estamos limitados por lo que piensan los vecinos ni por los prejuicios de la sociedad. Somos mucho más que eso. Somos una familia que proviene del amor, y aceptamos con orgullo a cada uno de nuestros miembros, porque es único. Yo soy especial y digna de amor. Amo y acepto a cada miembro de mi maravillosa familia, y ellos a su vez me aman y me adoran. Estoy a salvo. Todo está bien en mi mundo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2