Afirmación 24 de Marzo

El poder interior que respira en mi cuerpo es el mismo poder que me proporciona todo lo que necesito, con sencillez y naturalidad.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Afirmación 22 de Marzo

Mi entendimiento es claro, y estoy dispuesto a cambiar con los tiempos.

(Louise L. Hay de su Calendario de Afirmaciones).

separador con corazoncito rosado

Soy ganador por naturaleza…

A medida que aprendemos a amarnos nos volvemos poderosos. Nuestro amor por nosotros mismos nos hace dejar de ser víctimas y nos convierte en triunfadores. Nuestro amor por nosotros mismos atrae hacia nosotros experiencias maravillosas. Las personas que se sienten bien consigo mismas son naturalmente atractivas porque van envueltas en un aura que es simplemente maravillosa. Siempre salen vencedoras en la Vida. Podemos aprender a amarnos a nosotros mismos. Nosotros también podemos ser triunfadores.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Me perdono cualquier mal que haya hecho…

Sois tantos los que vivís bajo una densa nube de culpa… Siempre os sentís mal. Según vosotros, no hacéis nada bien, y os pasáis la vida disculpándoos. No queréis perdonaros por algo que hicisteis en el pasado y manipuláis a los demás como antes os manipularon. Con la culpa no se resuelve nada. Si realmente en el pasado hicisteis algo de lo cual os arrepentís, ¡dejad de pensar en ello! Si podéis disculparos con la persona a quien dañasteis, hacedlo, y no repitáis el error. La culpa busca el castigo, y el castigo crea dolor. Perdonaos y perdonad. Salid de la prisión que vosotros mismos os habéis impuesto.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Todas mis relaciones están envueltas en un círculo de amor…

Envuelve a tus familiares, no importa si están vivos o no, en un círculo de amor. Incluye en él a tus amigos, a tu pareja, a todos tus seres queridos, a tus compañeros de trabajo, a las personas que forman parte de tu pasado, y a toda la gente a quien quisieras perdonar y no sabes cómo. Afirma que tienes relaciones maravillosamente armoniosas con todo el mundo, relaciones en las que reinan el afecto y el respeto mutuos. Has de saber que puedes vivir con dignidad, paz y júbilo. Deja que este círculo de amor envuelva a todo el planeta, y que tu corazón se abra para así tener dentro de ti un espacio de amor incondicional. Mereces amor.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

separador con corazoncito rosado

Observo lo que sucede dentro de mí…

belleza-001c

¿Qué necesitas hacer para llegar a ese lugar donde podrías ser la persona más feliz y más poderosa de tu mundo? Si ya has trabajado mucho en ti y entiendes que lo que piensas y dices sale de ti y que el Universo te responde y te lo devuelve, entonces obsérvate. Vigílate sin juzgarte ni criticarte. Éste es uno de los obstáculos más grandes que tienes que salvar: conseguir mirarte objetivamente y mirar del mismo modo todas las cosas que te rodean. Limítate a verte tal como eres, a ver las cosas tal como son, sin hacer ningún comentario. Sólo observa. A medida que aceptes tu propio espacio para adentrarte en él y empezar a observar cómo te sientes, cómo reaccionas y qué es lo que crees, obtendrás un espacio en donde estarás mucho más abierto.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me regocijo en mi trabajo…

amistad_trabajo

Mi tarea consiste en expresar a Dios, y en ella me regocijo. Doy las gracias por cada oportunidad de demostrar cómo opera a través de mí el poder de la Inteligencia Divina. Cada vez que se me presenta un reto sé que es una oportunidad que me ofrece Dios, que es mi patrón, y sosiego mi intelecto, me vuelvo hacia adentro y espero que en mi mente afloren palabras sanadoras. Acepto estas bienaventuradas revelaciones con regocijo, y sé que soy digna de mi justa remuneración por un trabajo bien hecho. A cambio de este trabajo estimulante, me veo abundantemente compensada. Mis compañeros —toda la humanidad— son cordiales, amables, alegres, entusiastas y poderosos trabajadores en el campo de la evolución y del cultivo espiritual, aunque quizás ellos mismos no se den cuenta, y los veo como expresiones perfectas de la Mente Única, que se aplican diligentemente a sus respectivas tareas. Al trabajar para este Jefe de Operaciones, invisible y sin embargo omnipresente, que es el Supremo Presidente del Consejo, sé que mi actividad creativa genera abundancia financiera porque el trabajo de expresar a Dios siempre se ve recompensado. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a