Para mí misma cultivo creencias nuevas y maravillosas…

539999_427338603965697_332404028_n

He aquí algunas de las creencias que me he ido creando con el tiempo y que realmente funcionan para mí:
Estoy siempre a salvo. Todo lo que necesito saber se me revela. Todo lo que necesito me llega en el momento, el lugar y el orden adecuados. La vida es júbilo y está llena de amor. Allí donde voy prospero. Estoy dispuesta a cambiar y a crecer. Todo está bien en mi mundo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me encanta ser yo…

chava-en-campo

¿Puedes imaginarte lo maravilloso que sería vivir tu vida sabiendo que jamás nadie te criticará? ¿No sería una maravilla sentirse totalmente en paz, totalmente a gusto? Te levantarías por la mañana y sabrías que ibas a tener un día portentoso, porque todo el mundo te amaría y nadie te criticaría ni te mostraría desdén. Te sentirías estupendamente. Y, ¿sabes una cosa? Eso, tú puedes dártelo. Puedes tener la vivencia de compartir contigo la más asombrosa de las experiencias imaginables. Puedes despertarte por la mañana feliz de encontrarte contigo y de pasar un día más en tu compañía.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

En este mismo momento me amo y me acepto…

self-compassion

Sois muchos los que no podéis amaros si no perdéis peso o no conseguís un trabajo nuevo, o un amante o lo que fuere. Así vais postergando siempre amaros a vosotros mismos. Pero, ¿qué sucede cuando conseguís el trabajo nuevo, cambiáis deamante o adelgazáis y aún no conseguís amaros? Pues, que hacéis otra lista e iniciáis un nuevo período de demora. El único momento en que podéis empezar a amaros tal como sois es este mismo, aquí y ahora. El amor incondicional es amor sin expectativas. Es aceptar lo que es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Observo lo que sucede dentro de mí…

539999_427338603965697_332404028_n

¿Qué necesitas hacer para llegar a ese lugar donde podrías ser la persona más feliz y más poderosa de tu mundo? Si ya has trabajado mucho en ti y entiendes que lo que piensas y dices sale de ti y que el Universo te responde y te lo devuelve, entonces obsérvate. Vigílate sin juzgarte ni criticarte. Éste es uno de los obstáculos más grandes que tienes que salvar: conseguir mirarte objetivamente y mirar del mismo modo todas las cosas que te rodean. Limítate a verte tal como eres, a ver las cosas tal como son, sin hacer ningún comentario. Sólo observa. A medida que aceptes tu propio espacio para adentrarte en él y empezar a observar cómo te sientes, cómo reaccionas y qué es lo que crees, obtendrás un espacio en donde estarás mucho más abierto.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me amo totalmente en el ahora…

risoterapia

El amor es el borrador más grande que hay, borra incluso las impresiones más profundas, porque el amor cala más hondo que nada. Si las impresiones de tu niñez fueron muy fuertes, y tú sigues diciendo que la culpa era de «ellos» y que no puedes cambiar, te quedarás atascado. Trabaja mucho con el espejo, ámate en el espejo, de la cabeza a los pies, vestido y desnudo. Mírate a los ojos y ámate, y ama al niño que llevas dentro.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Con amor abrazo a mi niño interior…

thumb3-1331240556-kids_eye_wallpaper_vdxm2

Cuida a tu niño interior. Es él quien está asustado. Es él quien sufre. Es él quien no sabe qué hacer. Ocúpate de tu niño. Abrázalo y ámalo y haz todo lo que puedas por satisfacer sus necesidades. No olvides hacerle saber que, suceda lo que suceda, tú estarás siempre a su lado. Nunca le volverás la espalda ni te escaparás de él. Siempre amarás a ese niño.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2

Si, me lo merezco…

shutterstock_144487549_web-1024x682

Si dentro de ti hay alguna creencia que dice: «No debes tenerlo» o «No te lo mereces», piensa para tus adentros: «Estoy dispuesto a liberarme de esta creencia. No tengo por qué seguir creyendo esto». Te ruego que no te esfuerces; no es ningún trabajo. Simplemente, estás cambiando una idea. Naciste para disfrutar de la vida. Afirma que ahora estás dispuesto a abrirte a la abundancia y a la prosperidad que están a nuestro alcance en todas partes. Afírmalo mentalmente para ti, en este preciso momento y en este lugar: «Me merezco la prosperidad. Me merezco estar bien». Eso que acabas de declarar se ha cumplido ya en tu conciencia y ahora se manifiesta en tu experiencia. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

wjouxfgpjc2