Estoy motivado por el amor…

s_img_new (1)

Libérate de la amargura y el resentimiento que albergas dentro de ti. Afirma que estás totalmente dispuesto a perdonar libremente a todo el mundo. Si recuerdas a alguien que en cualquier momento de tu vida te haya herido de cualquier manera, bendice ahora con amor a esa persona y perdónala. Y despréndete de ese recuerdo. Nadie puede privarte de nada que por derecho sea tuyo. Lo que te pertenece siempre volverá a ti según el correcto orden Divino. Si algo no te es devuelto, es porque no tenía que serlo. Acéptalo en paz. Disolver el resentimiento es muy importante. Confía en ti. Estás a salvo. Estás motivado por el amor.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Las respuestas que hay dentro de mí me llegan fácilmente a la Conciencia…

179967_353504424719415_398053921_n

Si haces tus afirmaciones delante de un espejo, ten siempre a mano papel y lápiz, de modo que puedas tomar nota de los mensajes negativos que te vengan a la mente mientras las dices. No es que tengas que trabajar en ese mismo momento con ello. Puedes sentarte más tarde a revisar tu lista de respuestas negativas, si las tienes, y empezar a entender por qué no consigue o que dices querer. Si no tomas conciencia de tus mensajes negativos, es muy difícil que los modifiques.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Doy el paso que me llevará a sanar…

Cómo-practicar-la-Gratitud-para-conseguir-todo-lo-que-deseas

Una afirmación es un punto inicial, algo que abre el camino. Por medio de ella dices a tu subconsciente: «Asumo la responsabilidad Me doy cuenta de que puedo hacer algo para cambiar». Si repites a menudo la afirmación, o bien estarás listo para dejar que lo que sea suceda, y la afirmación se volverá verdad, o se abrirá ante ti un camino nuevo. Quizá tengas una idea brillante o un amigo te llame para decirte: « ¿No has intentado nunca hacer esto?», y te verás guiado a dar el paso que te llevará a sanar.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Estoy en el centro de la paz…

376660_476580245695089_1195408222_n

El mundo exterior no me afecta. Yo estoy a cargo de mi propio ser. Resguardo mi mundo interior, porque es ahí donde creo. Hago todo lo necesario para mantener mi mundo interior en paz. La paz interior es esencial para mi salud y bienestar. Entro en mí y encuentro ese espacio donde todo es silencioso y sereno. Puedo verlo como un profundo estanque, callado y pacífico, rodeado por el verdor de la hierba y por árboles altos y silenciosos. Puedo sentirlo como nubes blancas y ondulantes en las que me recuesto para ser acariciada. Puedo oírlo como una música suave y deliciosa que me calma los sentidos. De cualquier manera que decida experimentar mi espacio interior, en él encuentro paz. En ese centro de paz estoy yo. Soy la pureza y la quietud del centro de mi proceso creativo. En paz creo, vivo, me muevo y experimento la vida. Porque me mantengo centrada en mi paz interior, tengo paz en mi mundo exterior. Aunque otras personas vivan en la discordia y el caos, eso a mí no me afecta, porque para mí misma proclamo la paz.
Aun cuando pueda estar rodeada de locura, yo sigo estando calmada y en paz. El Universo es un lugar ordenado y tranquilo, y yo lo reflejo en cada momento de mi vida. Las estrellas y los planetas no necesitan preocuparse ni asustarse para mantener su órbita celeste. Tampoco el pensamiento caótico contribuye a que mi existencia sea pacífica. Escojo expresar tranquilidad, porque soy paz. ¡Y así es!

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Estoy en el lugar adecuado…

578695_603666126341548_1052956935_n mente

Así como todas las estrellas y los planetas están en su órbita perfecta según el correcto orden Divino, también yo lo estoy. Los cielos están perfectamente ordenados y yo también. Quizá con mi limitado entendimiento humano no comprenda todo lo que sucede, pero sé que en el nivel cósmico estoy en el lugar adecuado, en el momento preciso, haciendo lo que tengo que hacer. Elijo tener pensamientos positivos. Esta experiencia presente es un paso hacia una conciencia nueva y una mayor gloria.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Expreso mi verdadero ser…

198444_211447878869259_100000121464568_918571_1515717_n

Me veo poseedora de una conciencia de unidad con la presencia y el poder de Dios. Me veo siempre consciente del poder de Dios dentro de mí como la fuente de todo aquello que deseo. Me veo rogando confiadamente a la Presencia que atienda a todas mis necesidades. Amo incondicionalmente a todas las expresiones de Dios, sabedora de la verdad de todo lo que existe. Ando por la vida en la feliz compañía de mi propio Ser divino y expreso jubilosamente la bondad que soy. Mi sabiduría y la comprensión de mi espíritu van en aumento, y cada día expreso con mayor plenitud la belleza y la fuerza interiores de mi verdadero ser. El orden divino está siempre presente en mi experiencia, y hay tiempo abundante para todo lo que decido hacer. En todos mis tratos con los demás expreso sabiduría, comprensión y amor, y mis palabras están guiadas por la Divinidad. Veo que mi conciencia de la abundancia espiritual se expresa como riqueza; riqueza que uso en bien de mi mundo. Me veo expresando en mi trabajo la energía creativa del Espíritu; pronunciando y escribiendo, fácilmente y con profundidad de entendimiento y sabiduría, palabras de verdad. Ideas originales y estimulantes brotan en mi conciencia en busca de expresión jubilosa, y yo las llevo adelante hasta su plena y cabal manifestación Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a

Me encanta ser yo…

chava-en-campo

¿Puedes imaginarte lo maravilloso que sería vivir tu vida sabiendo que jamás nadie te criticará? ¿No sería una maravilla sentirse totalmente en paz, totalmente a gusto? Te levantarías por la mañana y sabrías que ibas a tener un día portentoso, porque todo el mundo te amaría y nadie te criticaría ni te mostraría desdén. Te sentirías estupendamente. Y, ¿sabes una cosa? Eso, tú puedes dártelo. Puedes tener la vivencia de compartir contigo la más asombrosa de las experiencias imaginables. Puedes despertarte por la mañana feliz de encontrarte contigo y de pasar un día más en tu compañía.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).

BarraRosasCTV_34a